Author Archives: sarapalen

Actualización en el tratamiento de la depresión

INFAC-Vol-25-n-1_antidepresivos

Para tener en la consulta.

Leave a comment

Filed under Uncategorized

Actualización de insulinas.

Para tenerlo en la consulta

INFAC-Vol-25-n 5_actualizacion_de-insulinas

Leave a comment

Filed under Uncategorized

URGENCIAS DE PEDIATRÍA: PROTOCOLOS DE ATENCIÓN PREHOSPITALARIA

http://www.osakidetza.euskadi.eus/contenidos/informacion/cevime_infac_2017/es_def/adjuntos/INFAC%20vol%2025%20n_2_protocolos%20pediatr%C3%ADa.pdf

Leave a comment

Filed under Uncategorized

Manual del Perfecto R1

Una ayuda para nuestras chicas nuevas.

https://www.redaccionmedica.com/secciones/formacion/manual-del-perfecto-r1-supera-el-primer-ano-de-mir-sin-morir-en-el-intento-7589

Leave a comment

Filed under Uncategorized

¿Es necesario suspender los bifosfonatos ante un implante dental para prevenir la osteonecrosis mandibular?

Los compañeros de Murciasalud nos dan la respuesta

Leave a comment

Filed under Uncategorized

Actualización de la guia europea de hipertensión y al hilo del post anterior: http://www.hemosleido.es/2013/07/10/actualizacion-de-la-guia-europea-eshesc-2013-para-hta/

Precisamente hace unos dias leiamos la acualización de la guia europea de hipertensión y unas anotaciones de otro blog (http://www.hemosleido.es/2013/07/10/actualizacion-de-la-guia-europea-eshesc-2013-para-hta/)
“En el que se recogen hasta dieciocho diferencias se recogen en el apartado de nuevos aspectos, justificadas por las nuevas evidencias en aspectos diagnósticos y terapéuticos aparecidas desde la anterior guía (2007).
Una de las principales diferencias se encuentra en los objetivos de tratamiento. En general se simplifica con la excepción de ancianos y diabéticos. En la nueva guía se recomienda como objetivo cifras de presión arterial sistólica (PAS) inferiores a 140 mmHg para la mayoría de pacientes (diabéticos, RCV bajo-moderado, RCV alto, con enfermedades asociadas como ictus, infarto de miocardio, enfermedad renal crónica). En las directrices anteriores se recomendaba reducir la PA a <130/80 mmHg en pacientes con diabetes y en los pacientes con RCV alto o muy alto.
En pacientes ancianos menores de 80 años con PAS ≥ 160 mmHg, el objetivo de PAS se recomienda entre 140-150 mmHg (I-A), si bien podría considerarse un objetivo inferior a 140 mmHg si el paciente está en forma y saludable, mientras que en los ancianos frágiles los objetivos de PAS deben adaptarse a la tolerancia individual (IIb-C)."

Leave a comment

Filed under Guías clínicas, Uncategorized

Un tema importante

Os dejo una pequeña reflexión sobre un gran tema que realiza hoy en el blog de Rafalafena nuestro compañero Carlos. Me gustaria que reflexionaramos y dierais vuestras opiniones

“Los escépticos son siempre –y por definición- personas razonables: con raciocinio. Se ponen cautelosamente al lado de la razón, y por eso suelen tener razón”. Me permito el lujo de empezar mi primera aportación a este blog con una frase del maestro Joan Fuster sobre el escepticismo, ya que escépticos es como hemos de estar frente a determinados acontecimientos que ocurren dentro (y también muchas veces fuera) del campo de la medicina.

Y es que en las últimas fechas el BMJ ha publicado un artículo alertando a la comunidad médica sobre los cambios que están ocurriendo en las cifras de criterios diagnósticos o en las cifras objetivo de cara a un correcto tratamiento. Y recalco también lo de escepticismo, porque estoy muy de acuerdo con la introducción que han hecho los compañeros del blog “El rincón de Sísifo”, para presentar su traducción del mencionado artículo. En dicho escrito (que os recomiendo muy encarecidamente que leáis, por su brevedad y además por estar traducido al castellano gracias a nuestros compañeros del blog), Paul Glasziou, Ray Moynihan, Tessa Richards y Fiona Godlee nos invitan a reflexionar sobre los modificaciones que están habiendo en el ejercicio médico a la hora de tratar y diagnosticar enfermedades. Esto consiste en que lo que antes considerábamos “normalidad” ahora puede ser “enfermedad”, y lo que antes considerábamos un tratamiento “correcto” ahora lo veremos como “insuficiente”. A priori puede parecer todo un avance en pos de buscar la excelencia en el ejercicio de la práctica médica, ¿pero realmente es así? ¿Realmente está aportando esto ventajas para los más interesados, que no son otros que nuestros pacientes? ¿Se esconde algo detrás de estas decisiones? A todas estas preguntas deberíamos buscarle respuesta mediante una actitud escéptica, siguiendo la creencia de que no hay nada más revolucionario que preguntarse el por qué de todas las cosas. Y a eso se han dedicado estos autores, llegando a la conclusión de que en muchas ocasiones lo que obtenemos con esto no es para nada beneficio para el enfermo, sino una mayor preocupación (muchas veces innecesaria, y por tanto más lamentable) y un mayor coste en vano. Y entonces, si no está muy claro que sea tan beneficioso, ¿por qué se hace? He aquí donde ha de entrar en juego nuestro espíritu crítico y cuestionarnos todos los interrogantes, y no sólo por nosotros, sino también por los que tenemos a nuestro cuidado.

Lo primero que hemos de tener claro, es si hay alguien que pueda sacar beneficio de todo esto. Y en este caso lo habría por supuesto, ya que no es muy complicado llegar a la relación de “a más enfermos, más tratamiento farmacológico”, y por tanto añado yo, más beneficio para las grandes empresas farmacéuticas multinacionales.

No hemos de olvidar quiénes son estos compañeros de viaje que tenemos la profesión médica, que al fin y al cabo son enormes empresas (algunas con verdaderos pasados oscuros), y como toda empresa el fin último de su actividad es obtener beneficios. No por casualidad el montante más importante a la hora de desarrollar un nuevo fármaco por estas actores se encuentra en su promoción y publicidad, y no sólo emplean la televisión y la prensa escrita… Pero ante esta situación, nosotros los médicos y médicas tenemos un papel crucial que jugar, y es el de que ya que jugamos con unas reglas del juego impuestas, no favorezcamos que la sanidad y la salud sean una simple mercancía más con la cual se pueda comerciar a cualquier precio y cueste lo que cueste, monetaria o humanamente.

Y esto se consigue adoptando nosotros una actitud activa frente a casos como el que denuncia el artículo del BMJ hoy presentado.Los autores seguirán publicando una serie de artículos denunciando situaciones como éstas, nosotros contribuyamos por nuestra parte preguntándonos al menos el por qué de las cosas, y si es positivo para nuestros pacientes

4 Comments

Filed under Uncategorized